23.7.06

Poema número 50

Poema escrito en la cárcel, entre 1938 y 1942

Mi casa contigo era
la habitación de la bóveda.
Dentro de mi casa entraba
por tí la luz victoriosa.

Mi casa va siendo un hoyo.
Yo no quiesiera que toda
aquella luz se alejara
vencida, desde la alcoba.

Pero cuando llueve, siento
que las paredes se ahondan
y reverdecen los muebles,
rememorando las hojas.

Mi casa es una ciudad
con la puerta a la aurora.
Otra más grande a la tarde,
y a la noche, inmensa, otra.

Mi casa es un ataúd,
bajo la lluvia redobla
y ahuyenta las golondrinas
que no la quisieron torva.
En mi casafalta un cuerpo.
Dos en nuestra casa sobran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

B I E N V E N I D O !
Aquí no eres un extraño