13.12.06

Es larga la tarde

Imagen de Ben Goossens "Deep breath"
Poema de Gioconda Belli



Es larga la tarde
como el camino curvo hasta tu casa
por donde regreso arrastrando los pies
hasta mi cama sola
a dormir con tu olor engarzado en mi piel,
a dormir con tu sombra.

Es larga la tarde
y el amor redondo como el gatillo de una pistola
me rodea de frente, de lado, de perfil.
El sueño pesa sobre mis hombros
y me acerca de nuevo a vos
al huequito de tu brazo,
a tu respiración,
a una continuación infinita de la batalla
de sábanas y almohadas que empezamos
y que pone risa
y energía
a nuestro cansancio.

Obituario con hurras

Hoy montexiabre me ha recordado en uno de los foros en los que participo este poema de Mario Benedetti publicado en 1963 y me hizo temblar como la primera vez que lo leí hace dos años pensando erróneamente que estaba dedicado a la muerte de Reagan. ( Gracias Carlos por sacarme del error y ayudarme a no dar pábulo a los rumores y a Monte por recordármelo).

Vamos a festejarlo
¡Vengan todos!
Los inocentes
Los damnificados
Los que gritan de noche
Los que sueñan de día
Los que sufren el cuerpo
Los que alojan fantasmas
Los que pisan descalzos
Los que blasfeman y arden
Los pobres congelados
Los que quieren a alguien
Los que nunca se olvidan

Vamos a festejarlo
Vengan todos
El crápula se ha muerto
Se acabó el alma negra
El ladrón
El cochino

Se acabó para siempre
¡Hurra!
Que vengan todos
Vamos a festejarlo
A no decir la muerte
siempre lo borra todo
Todo lo purifica
Cualquier día la muerte
No borra nada
Quedan siempre las cicatrices

¡Hurra!
Murió el cretino
Vamos a festejarlo
A no llorar de vicio
Que lloren sus iguales
y se traguen sus lágrimas
Se acabó el monstruo prócer Se acabó para siempre

Vamos a festejarlo
A no ponernos tibios
A no creer que este
es un muerto cualquiera

Vamos a festejarlo A no volvernos flojos
A no olvidar que este
¡es un muerto de mierda!

11.12.06

Con Chile en el corazón. (A Pablo Neruda)

Imagen y pie de foto de ElPaís.com - Fotos
Poema de Rafael Alberti. España, 1973.
* * *
El golpe contra Allende


El 11 de septiembre de 1973, Augusto Pinochet protagoniza un golpe de Estado contra el Gobierno de coalición de izquierdas de Salvador Allende con el apoyo inicial de Estados Unidos. El Ejército bombardea el palacio presidencial de la Moneda, en el que se encontraba el presidente Allende quien, tras dirigirse a la nación en un discurso por radio, se quita la vida con un fusil que le había regalado Fidel Castro, según la versión oficial.




No dormireis, malditos de la espada,
cuervos nocturnos de sangrientas uñas,
tristes cobardes de las sombras tristes,
violadores de muertos.

No dormireis.

Su noble canto, su pasión abierta,
su estatura más alta que las cumbres,
con el cántico libre de su pueblo
os ahogarán un día.

No dormireis.

Venid a ver su casa asesinada,
la miseria fecal de vuestro odio,
su inmenso corazón pisoteado,
su pura mano herida.

No dormireis.

No dormireis porque ninguno duerme.
No dormireis porque su luz os ciega.
No dormireis porque la muerte es solo
vuestra victoria.

No dormireis jamás porque estais muertos.


Últimas palabras ( 9:10 a.m.)

Foto de Marino Thorlacius "Death"
Texto completo del último discurso de Salvador Allende en La insignia

«Mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.» Por Salvador Allende.