28.4.09

Las corrientes transportan la basura hasta un punto del pacífico

En 1997, el capitán Charles Moore fue el primer investigador marino en alertar sobre la presencia de una mancha de basura gigantesca flotando en el Pacífico. Desde entonces, y al frente de la Fundación Algalita, ha viajado una y otra vez a la zona para ampliar sus estudios y alertar a la sociedad sobre el daño que están haciendo los plásticos a la vida marina.

Fuente: Fogonazos
Video:
LaInformacion.com
Texto:
Lainformacion.com

¿Hay que decir la verdad en cualquier sitio?


Texto: Voltairenet.org
Imagen
: Payvand.com

Mahmud Ahmadinejad: «El Consejo de Seguridad dio a los sionistas luz verde para proseguir sus crímenes»

Ante la Conferencia Mundial Contra el Racismo (conocida como «Durban II»), el presidente iraní denunció la implantación de un sistema jerárquico entre los Estados en el seno de la ONU y de los organismos de Naciones Unidas como expresión del racismo occidental. También subrayó que, mediante el uso de su ilegítimo derecho de veto, las grandes potencias permitieron el desarrollo de un régimen racista en la Palestina ocupada.

Los iraníes más centristas de fuera del país islámico opinan que a Ahmadinejad no le faltaba razón pero que no hay que decir cualquier verdad en cualquier ni insistir tanto en ello. Sobre todo ahora que los EEUU quieren sentarse en una mesa para negociar los problemas internacionales que más preocupan al país. Los de dentro buscan información sobre lo que el mundo occidental opina sobre las palabras del mandatario iraní.

Personalmente opino que es digno de leer su discurso por lo que a continuación lo vínculo íntegramente: Discurso del Presidente de la R. I. de Irán.

26.4.09

A la espera de la oscuridad

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos


Un poema de Alejandra Pizarnik
Foto de Marita Toftgard en photo.net