31.8.09

Ellos

de JucaFii "Color"


A simple vista parece que la vida no pide mucho, que supone poco esfuerzo vivirla: das un paso y luego otro, respiras hondo, llenando bien los pulmones, miras hacia delante y sigues; un paso y luego otro... parece que no supone mucho y a veces cuesta tanto...

Hoy me di cuenta que los susurros del viento no dicen lo mismo, aquí que allá. Según caminas por aquí todo es sensato, lógico; allá nada suena verdadero. Las palabras que usan ellos tienen colores distintos, no son lo que son. Disfrazan las palabras dejándolas mudas y tiñen sus colores convirtiéndolas en flores tristes y apagadas. No, no son las mismas. Nuestras flores no cambian sus colores, sus perfumes, no cambian, son así.

Salgo de un lugar oscuro y alegre, tranquilo; para entrar en un sitio luminoso y serio, lleno de alboroto y confusión. Ojos tristes iluminados por la sospecha me miran sin comprender mis palabras. Palabras que nunca se han oído parecen sacarles del letargo. Sácame de aquí... No quiero estar.

La media luz es para un tipo de planta que no da flores. No quiero estar aquí.

Ya regresa la música. Ponla más alta.

"Y báñate en mis ojos, que se joda el mar
que quiera mecerte a su antojo,
si no somos nadie a nadie va a encontrar,
y si a las heridas quiere echarles sal
sólo va a encontrarse cerrojos
y las cicatrices de la soledad. " ...Marea

29.8.09

Recordando.. te

Cuadro "La Rosa" de Antonio López

Hoy he traído nuevas plantas al jardín. Qué tímidas estaban allí solas. He decidido plantar en el rincón que dejamos libre porque ya no recuerdo las razones para dejarlo con tanta luz. He traído nuevas plantas y quiero que estén allí, mirándote. Me hace bien tener nuevos sueños.

Amanece la primavera con tanta fuerza que no me da tiempo a parar los segundos. Me pongo a mirarla y apenas me doy cuenta de cómo pasan las horas cuando ya es otro día. Finalizó la semana y el jardín apenas se ha movido, te espera. Espero que estés sonriendo.

Mañana es el día justo. Hoy no sabría cómo hacerlo. Abrazada a tu soledad... he traído nuevas plantas al jardín para que tu sonrías y yo sueñe.

Todo va tan deprisa... !

Llovía tanto.. no podía casi ni respirar. Mientras te acompaño allí sentada, la sombra del más triste me cubre casi por completo. Ayer vi cómo dos pájaros le saltaban de rama en rama dándole alegría, sin resultado. Sus ramas siguen creciendo hacia ti. Sigue llorando. Mientras ellos cantaban a la primavera yo me secaba las gotas de lluvia de la cara y por fin te sentí entre sus hojas. Aquellos rayos de luz inundaron todo el jardín y rozaron mi corazón. Déjame que te diga que sonreí y que cuando me tocaste...
Las mariposas irán a la caza de rayos de sol y los lanzaran para que yo te sienta.

Mañana terminaré el jardín y ya no te escribiré desde aqui. Cuando llueva te llamaré. Dejaré crecer los sueños y luego ya veremos...

Siempre cuidaré el jardín, no temas.

22.8.09

No se puede olvidar

Hace tiempo que me despedí de ti y aun así, cuando paseas por mi lado del jardín siento tus pasos y el aliento de tus suspiros.
No se salir del jardín, me perdí hace tanto que me cuesta imaginar la vida sin él. Hice un hueco para mí aquí, sobre el lugar donde caíste. Después de un tiempo todo se asume como normal, incluso el dolor entra a formar parte de lo cotidiano. Después de no saber de ti, el no verte comienza a ser parte de la vida y se añade como una flor más del jardín. Este jardín, tu jardín, esta de gala, llegó la primavera y aun te echa de menos, como yo.
Mañana cuando despierte, seguiré aquí, junto a ti.

En el jardín

... tengo que darte la razón, hay días que uno se siente como muro viejo y gris, vestido con enredaderas fuertemente agarradas y mirando al norte siempre. Tienes razón, a veces uno se ve inmerso en una estación fría, eterna y cree que poco o nada puede hacer por cambiar ese frío húmedo, que le atenaza el alma, por un poco de calor....

Sucede también, que estas sensaciones pasan... . Después del invierno viene la primavera... y así, como sin darte cuenta, llega el verano y con él la luz, el calor... y aquellas plantas, que antes te inundaban por completo, dejan pasar el aire y ver el azul del cielo.

21.8.09

Momentos humanos reales

Un fragmento de la película Waking Life, dirigida por Richard Linklater, filmada en video digital y editada por un grupo de artistas.
"El sueño es el destino"

Melancolía

Bergen Munch "Melancolía"

Quiero volver a ser niña. Quiero volver a sentir que son los demás los que me cuidan, y no yo la que tiene las manos cortadas, la mirada cansada, la cabeza a punto de estallar, y los nervios a flor de piel.
No quiero levantarme pensando que todo lo que pase depende de cómo me enfrente al día, de cómo rinda en el trabajo, de cómo coma, o de cómo cocine. No quiero despertar pensando que solo es un día másAñadir imagen o un día menos...

Y cada día lo hago. Y salgo a la calle a comerme el mundo, y el mundo me engulle despacito, poco a poco y lo peor es que me doy cuenta.

20.8.09

Lo obvio

Imagen de Ferdinando Mondino "Dreams"


"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro."
(Albert Einstein)

13.8.09

Relámpago en reposo

Tendida,
piedra hecha de mediodía,
ojos entrecerrados donde el blanco azulea,
entornada sonrisa.
Te incorporas a medias y sacudes tu melena de león.
Luego te tiendes,
delgada estría de lava en la roca,
rayo dormido.
Mientras duermes te acaricio y te pulo,
hacha esbelta,
flecha con que incendio la noche.

El mar combate allá lejos con espadas y plumas.


Octavio Paz

10.8.09

Paraguas


Imagen de Rakesh Syal "Lady of the woods"

No llueve.
No se desangran en lágrimas las nubes
sobre la sombría nostalgia envolviéndome en la ciudad.
La calma acaricia los senos de la tarde.
Tú desnudez en mi recuerdo no es mas
que la transparencia entrañable
donde bajan, la caricia, el beso,
el calor, el ciego y lésbico contraste,
la algarabía de la piel, la suciedad perfecta y bella,
el silencio, los aromas cimbreados, el amor.
Vuelvo la mirada
hacia los cálidos rieles de la seda
en las venenosas horas que ahuyentan el ahogo.
Me cubro.
Entre escombros de sábanas
entre el recuerdo de tu piel.
No llueve
y extraño el sonido del agua entre las plantas.
No llueve
Pero el repiquetear de gotas en la vereda
me recuerdan tu voz.
Vuelvo la mirada hacia la anchura de mi cama vacía.
Tras la espalda no queda sombra,
ni vestigio de sudor ni revuelta y seca boca,
quedan bocadillos de aire
embestidos nudillos espirantes
de un golpeteo que les embarque al pulcro sudario,
hacia el oasis abandonado del más tierno y loco peso,
hacia el territorio donde se quiebran las sombras
tapándome.
Cubriéndome con Paraguas
para arropar la ansiedad de estos días.

Jose Luis Colombini

9.8.09


Imagen de Anita Andrezejewska
Poema de Alfonsina Storni

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar...

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Educadamente




Si sonrío y me ofrezco a pagar las copas
y amablemente te cedo el paso
es únicamente porque ando algo confuso
con las tácticas que aprendí en el cine
y que por lo visto ya jamás resultan.

No sientas reparo: Tu sabes bien
como sacar lo peor de cada uno.
Y óyeme bien: mis monstruos están a la que salta.

Que jamás te desanimen, digo,
mis modales comedidos ni mi fachada
tan aparentemente cándida:
Como estudioso de mi vida y de mi cabeza
puedo prometerte sin miedo a equivocarme:

También puedo ser un completo cerdo en la cama
siempre y cuando se me pida con educación.



Sergi Puerta





6.8.09

Dientes de flores, cofia de rocío...

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara en la cabecera;
una constelación, la que te guste;
todas son buenas, bájala un poquito.

Déjame sola; oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides... Gracias... Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

Alfonsina Storni