18.9.09

De tu mano


Qué es el recuerdo si no el revivir insistentemente aquello que nos llenó un día, que nos hizo felices o no y que quedó escrito en nuestra memoria como queda escrita la historia de un pueblo, a golpe de sentimiento?

No quiero que pase ni un día más sin decirte lo feliz que me haces. Necesito que sepas que ya nunca jamás los atardeceres serán iguales, aunque el tiempo te arranque de mi memoria. Y cuando sea vieja y me abandonen las fuerzas y también los recuerdos, estarás tu a mi lado para recordarme aquello que un día me importó y que formó parte de mi, y que me hizo sentir como siento ahora, como me haces sentir ahora...

He sido bendecida con muchas y muy buenas cosas y tu, sin duda, eres lo mejor que me ha pasado. Cuando estás a mi lado me siento inmensa.

17.9.09

Recuerda... me

Fotografía de Przemyslaw Kruk "Autumn in Poland
Regreso al jardín más sola que nunca y más triste. Qué bobada, pensé que podría alejarme. Por favor, no digas nada... y sobre todo no te pongas triste.

El otoño no es buena época para visitar el jardín, tampoco lo es el verano. El final del verano es incluso más triste que el otoño. La fuerza de los colores comienza a apagarse y todo parece morir. El cambio de estación en el jardín me hace daño.  Comienzo a acostumbrarme a los golpes del tiempo, al dolor del descarne cuando nos rozamos con él e incluso, todo comienza a parecerme cotidiano. No llores, nadie es responsable del alma de los demás.

Si yo pudiera evitarlo...

Te he traído una flor especial. Se que la cuidarás. La he puesto junto a las mariposas, allí donde más luce el sol.. en aquel lugar que dejamos sin sembrar sin saber muy bien por que... al lado del agua. Se que ella sonreirá al verse alli.

Una vez más, me ausento.

6.9.09

Palestina me duele

Foto de Fotografo de Chile "Free Palestina" vista en Flickr
El director del Proyecto sobre Medios Árabes, Khaled Hroub, intervino en el seminario organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander

Experto de la Universidad de Cambridge asegura que el problema en Palestina "no es Hamas", sino la "brutal" ocupación israelí

El director del Proyecto sobre Medios Árabes de la Universidad de Cambridge, Khaled Hroub, afirmó ayer en Santander que el problema en Palestina "no es Hamas", sino la "brutal" ocupación israelí.
Según este experto en Hamas --acrónimo en árabe del Movimiento de Resistencia Islámico--, ésta es la idea que intenta "mostrar" la comunidad internacional que, en su opinión, "parece estar compuesta únicamente por Estados Unidos, la Unión Europea e Israel".
Hroub, ponente del seminario 'Islamismos en contexto: participación política, contestación y rebelión' organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), recalcó que "la causa de todos los males en Palestina" es la invasión que lleva a cabo el Estado hebreo y no una organización "que surgió en 1987, cuarenta años después del comienzo de la ocupación".
En cuanto a la posibilidad de terminar con el enfrentamiento, el profesor palestino explicó que, a su juicio, "no hay seriedad para resolverlo" ya que "todo se centra en los intereses de Israel y EE.UU.". Asimismo, consideró que el país norteamericano actúa como "eco" del Estado judío.
"Hamas es un pretexto para prolongar el conflicto" añadió Hroub, para quien EE.UU. e Israel utilizan como "justificación" el papel del Movimiento de Resistencia Islámico en su discurso sobre esta zona. "Hamas es sólo un elemento de un conflicto que necesita mediación externa porque las dos partes no son iguales", matizó.
Según Hroub, el "sentimiento de culpa" derivado del Holocausto provoca "miedo al antisemitismo" y que se "permitan" las acciones de Israel. Además, resumió que las reivindicaciones de sus compatriotas "no son eliminar a los judíos" sino "solamente" aplicar las resoluciones de la ONU a la hora de repartir el territorio entre Palestina e Israel. "El deseo de los palestinos no es un milagro", concluyó.
En cuanto a las elecciones palestinas de 2006, el autor de varios libros sobre el Movimiento de Resistencia Islámico hizo hincapié en la paradoja de que esta organización "no quería ganar" y venció, lo contrario que le sucedió a Fatah, "que sí quería ganar y no lo consiguió".
En este sentido, atribuyó la falta de interés de Hamas en vencer en estos comicios a que "querían contar con un 40 por ciento de votos" y tener la ayuda de partidos minoritarios para "controlar" el Parlamento "sin ensuciarse las manos" con acciones de Gobierno.
Respecto a la situación actual, Hroub criticó que "desgraciadamente" Fatah "siga siendo el interlocutor" palestino con la comunidad internacional mientras que con Hamas, que ganó, "nadie habla". Además, manifestó que el pueblo palestino actualmente tiene un "liderazgo débil y sin consenso" frente a Yassir Arafat, quien era un personaje "fuerte y consolidado".

Artículo visto en Rebelión que cita como fuente Europa Press


Alas de Colores de Manuel Otero

Existen alas de colores
Que rompen el paso del viento,
Marcadas con las dentelladas
Que les dan los muertos.

A las alas les crecen plumas
Que arrancan triste al sol de invierno,
El vuelo es solo una pintura
Que da sangre a un lienzo.

Se puede ver que entre las uñas
Existe piel de los recuerdos,
La carne de los propios hijos
Heredada en sueños.

Herida pintada en legado
Volando hacia un rincón perpetuo,
Huyendo del amargo trago
Que les dan sus dedos.

Los dedos a la semejanza
De aquellos quienes les señalan,
Los mismos que dan pies al silencio
Empuñando un arma.

No saben que un grito se escucha
Más fuerte si suena en la nada,
No saben que el silencio es ciego
Pero ve si el hablan.

Existen alas de colores
Que cortan el viento del pueblo,
Miradas de manos ancladas
Al horror de siervos.

A las alas les crecen plumas
Que arrancan triste al sol de invierno,
Dejando en carne la ignorancia
Dejando la esperanza en miedo…

Quíen sabe de palabras muertas…
Quíen sabe de cruzar los dedos…
Yo sólo sé que el cielo llora…
Si no ve más vuelos…

5.9.09

C.R.I.S.I.S.


Viviendo

Nunca planeo demasiado las cosas, dejo que vayan saliendo. Encontrarme con la vida en cada esquina y decidir el camino siguiente a tomar en ese momento, me parece la mejor manera de rendirle homenaje a mi naturaleza y a la vida, en definitiva. Pensar en el futuro o en qué podría haber sido, es robarme el presente. Veo un escollo en mi camino, decido cómo salvarlo y sigo adelante. Después solo el resultado: bueno o malo, acertado o no, pero el que he decidido yo, sin remordimientos, sin interrogantes sobre qué hubiera pasado si hubiera decidido... y pensando que seguramente mañana decidiré más sabiamente. Seguramente...

Tengo tan pocas fuerzas para manejar el presente y llevo tanto peso a cuestas que solo pensar en parar, aunque sea un minuto, para visionar un posible futuro incierto y falso me parece de locos y tan insensato como pensar en estar ese mismo tiempo sedada. No sirve de nada pensar en algo que quieres que suceda dentro de 1 o 2 o 3 años si no sabes qué te vas a encontrar en cinco minutos al cruzar esa calle o al bajar del bus dentro de un rato. Y por el contrario, la expectativa de ir resolviendo las pequeñas encrucijadas que te plantea la vida minuto a minuto, de sentirte dispuesta a ver y a sentir todo lo que ciertamente sucederá en cuanto llegue a la parada del autobús, dentro de 2 minutos, o la de saber qué estará pensando ese muchacho que tanto me mira; me parece increíblemente más excitante y superior a cualquier otra cosa. El futuro se mueve con cada acto que realizamos en el presente y me siento mucho más responsable de esto que de saber o siquiera intuir que seré de mayor.

Hoy me senté en las escaleras traseras mirando al jardín, cerré los ojos y en seguida me llegó el susurro lejano de la fuente, ese correr sin cesar del agua en un círculo sin fin. Escuché el murmullo del viento en las hojas y sentí en la piel el fuerte perfume de la tierra. Dejé caer los hombros, pesadamente, descalcé los pies y al sentir el húmedo frescor de la hierva me acordé de ti...