29.6.10

Pedazos de vida

Fotografía de Vad Plashevsky "Walking along"



"Por las calles voy dejando
algo que voy recogiendo:
pedazos de vida mía
venidos desde muy lejos" 
                                                                       
                                                de Miguel Hernández
                                                                                                   Gracias a "Entre poesía y música" que me lo recordó

26.6.10

Tarde de tormenta

Fotografía de José A. Gallego "Mirando el Cielo (2005)"

Madrid está mudo, solo se escuchan los latidos de los que amamos el fútbol y el chaparrón de agua que cae sobre sus calles.  Llueve, llueve y llueve; y el olor a tierra mojada inunda todos los sentidos impidiéndome pensar en otra cosa que no sea en aquella lejana tarde de tormenta...
Eran las cuatro de la tarde, habíamos parado el coche en una carretera secundaria para descansar. Entonces no había las autovías que hay ahora, entonces uno paraba al borde de la carretera (que no en el arcén que tampoco había) debajo del primer árbol con sombra y estiraba las piernas ahuyentando así el sueño y el cansancio. Aquella tarde no había árbol, solo un campo enorme de trigo recién segado y bañado por un sol picajoso y desmesurado. Comencé a caminar por él pesarosa y cansada, con la cabeza baja y sin ánimo para nada. Sentía el calor del sol sobre mis hombros y en mi cabeza, apretándome hacía el suelo. Casi cerré los ojos para descansar de tanta luz cuando detrás de mi escuché un estruendo. Sorprendida giré rápidamente la cabeza en la dirección del sonido viendo un cielo negro como boca de lobo que llenaba absolutamente todo. Las nubes descargaban en el horizonte agua sin piedad y desde mi sitio se veía una gran cortina de lluvia que avanzaba hacia mí, sin remedio. Como avisando de lo que se avecinaba, comenzó a caer sobre mí enormes gotas dando paso casi inmediatamente a una lluvia gorda, y tremendamente fría. Me quedé allí quieta esperando a que llegara la verdadera tormenta como quien espera a que suceda lo anunciado; al principio sorprendida y luego poco a poco impresionada por lo que estaba presenciando y sintiendo. La luz que había dejado detrás de mí hacía que la lluvia se convirtiera en algo mágico. El arco iris irrumpió sobre el coche, como protegiéndolo y yo allí, contemplando un milagro. A la vez que me sentía aliviada por el contacto frío del agua en la cara y brazos, el calor de la tierra comenzó a subir por mis piernas, el olor a paja húmeda fue dejando paso al olor de la tierra, caliente y pegajoso. El sonido del agua sobre el campo de trigo y los chapoteos sobre los surcos en la tierra hicieron que cerrara los ojos: de golpe descubres que la tierra late, que tiene corazón y que su sonido se acompasa con el del tuyo. Descubres sobrecogida lo insignificante de tu ser en medio de aquella grandeza. Solo una mera espectadora de lo inmenso, del diario transcurrir de la vida independientemente de ti. Hubiera respirado pero no fui capaz, sentía que si movía un solo músculo desparecería la magia de aquel momento y permanecí inmóvil, empapada, emocionada y sobrecogida.

Pasó la tormenta como vino, rápidamente, y reanudamos el viaje. Aún nos costaba respirar. Después de aquello todo fue mágico: las sensaciones vividas nos acompañaron durante mucho tiempo llenando lo que veíamos y sentíamos. El final del viaje fue perfecto, no nos apetecía hablar: silencio y música...

Gana la selección española. Miro por la ventana y no dejo de recordar aquella tarde de tormenta. Un suspiro se me escapa y la emoción inunda todo. Detrás de mi gritos de alegría: viva la roja!...  Qué viva!!!

23.6.10

Estoy viva como fruta madura

Fotografía de Piotr Artemski
Poema de Gioconda Belli


Estoy viva
como fruta madura
dueña ya de inviernos y veranos,
abuela de los pájaros,
tejedora del viento navegante.

No se ha educado aún mi corazón
y, niña, tiemblo en los atardeceres,
me deslumbran el verde, las marimbas
y el ruido de la lluvia
hermanándose con mi húmedo vientre,
cuando todo es más suave y luminoso.

Crezco y no aprendo a crecer,
no me desilusiono,
ni me vuelvo mujer envuelta en velos,
descreída de todo, lamentando su suerte.
No. Con cada día, se me nacen los ojos del asombro,
de la tierra parida,
el canto de los pueblos,
los brazos del obrero construyendo,
la mujer vendedora con su ramo de hijos,
los chavalos alegres marchando hacia el colegio.


Si.
Es verdad que a ratos estoy triste
y salgo a los caminos,
suelta como mi pelo,
y lloro por las cosas más dulces y más tiernas
y atesoro recuerdos
brotando entre mis huesos
y soy una infinita espiral que se retuerce
entre lunas y soles,
avanzando en los días,
desenrollando el tiempo
con miedo o desparpajo,
desenvainando estrellas
para subir más alto, más arriba,
dándole caza al aire,
gozándome en el ser que me sustenta,
en la eterna marea de flujos y reflujos
que mueve el universo
y que impulsa los giros redondos de la tierra.

Soy la mujer que piensa.
Algún día
mis ojos
encenderán luciérnagas.

Fundamentalismo

Publicado en el País por A. CARBAJOSA / E. GONZÁLEZ - Jerusalén - 18/06/2010

Una marea negra inundó ayer Jerusalén. Más de 100.000 judíos ultraortodoxos salieron a la calle para desafiar a las autoridades civiles de Israel. Protestaban por una decisión del Tribunal Supremo que obliga a unos padres judíos de origen europeo a escolarizar a sus hijas junto a alumnas, también judías, de origen árabe o sefardí. Pero era solo una excusa para demostrar su creciente fuerza.
En realidad se trataba de proclamar la supremacía de la Torá, el Antiguo Testamento, sobre la ley civil. El silencio gubernamental ante el desafío ultraortodoxo resultó revelador. El fundamentalismo religioso está presente en el propio Gobierno [...]
[...]En Jerusalén son la fuerza dominante: el Ayuntamiento, por ejemplo, no concede licencias de apertura a los cines que no se comprometan a cerrar en shabat, el sábado, día consagrado a Dios. En shabat no hay transporte público. Cada vez son más los barrios en los que no se permite circular en automóvil en shabat.[...]
[...]Tzipi Livni, jefa de la oposición, afirmó que todas las fuerzas laicas debían unirse contra la amenaza de los haredíes ultrarreligiosos: "Israel es en 2010 un país en el que las mujeres viajan en la parte trasera del autobús [los ultraortodoxos exigen la separación][...]
[...]Ese choque entre religión y sociedad civil era ayer la cuestión de fondo, plasmada en la impresionante marcha de hombres vestidos con traje negro y sombrero (las mujeres no podían participar) que sobre las cinco de la tarde llegó a las puertas de la comisaría central de Jerusalén, tras recorrer buena parte de la ciudad. Las ligeras diferencias en los atuendos de unos y otros indicaban que gran parte de las sectas ultraortodoxas (tanto de origen europeo como oriental) estaban presentes.[...] Ver todo el artículo

22.6.10

Momentos perfectos

Fotografía de Ángel Moreno "Alas"

Hay momentos así en la vida: se descubre inesperadamente que la perfección existe, que es también ella que viaja en el tiempo, vacía, transparente, luminosa y que a veces (raras veces) viene en nuestra dirección, nos rodea durante breves instantes y continúa hacia otros parajes y otras gentes.

José Saramago de Manual de pintura y caligrafía, Alfaguara, p. 252

21.6.10

Como a gatas

Pintura de Mercedes Gomez Pablos
Hay días que una se despierta a ciegas, perdida, sin referencias y completamente desconectada del mundo, como a gatas. Mueves frenéticamente la cabeza como si con los movimientos pudieras poner las cosas en su sitio o despejar dudas, y no, no puedes. Las esperanzas en desvelar el misterio se esfuman. No sabes en que día te encuentras, ni qué hora es, no conoces ese olor pegado a tu nariz que impregna todo a tu alrededor, no reconoces el tacto de las sábanas que te envuelven y no distingues los colores que se abren camino entre los rayos de sol que entran brillantemente por una ventana por la que jamás miraste.
Si, hay días que una se despierta como a gatas. Mueves el culo hacia el borde de la cama, dejas caer las piernas descansando los pies en el suelo y te llevas las manos a la cabeza para ver si al menos eso sigue en su sitio, y sí, está. Fijas la vista en el suelo y de repente, como por milagro, reconoces las sandalias que hay en el suelo. Qué alegría, son las tuyas… y como pinchada por un alfiler te levantas de la cama de un salto, intentando encontrar el resto de tu vida perdida en aquella habitación. Allí está todo, sobre la silla, también el bolso y flores... y una carta… Definitivamente, hay días que una se despierta como a gatas. Miro sin ver queriendo recomponer toda una vida escrita en un mensaje dentro de una botella, sobre una cómoda, frente a un espejo que te refleja dormida y horrible. Mientras lo miras fijamente, las imágenes comienzan a llegar, las referencias entran en tu cabeza como pidiendo perdón por haberse marchado y a la vez que los colores comienzan a ser visibles, tu comprensión se hace presente frente a unos maravillosos ojos que te miran con una dulce expectativa y unas manos que se ofrecen sin pedir nada a cambio. Una se abandona… sin leer lo que decía la carta y confiando en unos ojos que intuyes te han estado mirando toda la vida.

20.6.10

Sendero de Verano

Obra pictórica del artista Fernando Miñarro "Sendero de verano"  expuesta del 11 al 30 de Junio
en la galería MAES de Madrid -  c/ Doctor Vallejo, 5


Dame una mano

Fotografía de Mussa Disoccupata "dammi una mano"
Texto de Almeida Garret
Y yo pregunto a los economistas políticos, a los moralistas, si ya han calculado el número de individuos que es necesario condenar a la miseria, al trabajo desproporcionado, a la desmoralización, a la infamia, a la ignorancia crapulosa, a la desgracia invencible, a la penuria absoluta, para producir un rico.


19.6.10

En memoria de un hombre tranquilo


Apuntan las primeras luces del alba. Entro a casa por el jardín para saludarte y sentarme a tu lado, y para despedirme de ti. Qué amargo se me hace pensarte silencioso y lejano. No puedo imaginar un mundo sin tu visión de las cosas. Sin tus palabras. Sin tu compañía. Sin tu mirada. Sin tu cercanía. Se acaba el eco de tus pensamientos y parece que nos hemos quedado todos sin voz. No puedo hablar, casi ni respirar. Cada día que pasa me resulta más difícil y complicado mantener las manos llenas de todas las cosas que me importan y justo ahora tú te vas.
Recuerdo que me falta tu último libro. No se si seré capaz siquiera de mirarlo en los próximos mil años.Cajas con tus pensamientos. Tus últims pensamientos.
Hay un rincón para tí, pequeño pero muy acompañado. Aún está lleno de lágrimas, pero sé que a ti no te importará, conoces bien de qué está hecho el dolor. Aquí sentada te miro, siento la tierra húmeda y fría, miro alrededor y me sorprende lo mucho que cabe en el jardín. Tendré que venir más a menudo. Sortear todas las sombras, dejar de lado las herramientas y el diario vivir; y venir a leerte, como haces, hacías tu. Te presentaría a todos… pero ya habrá tiempo, mucho tiempo, primero déjame que me acostumbre a tenerte aquí dentro y no entre mis manos. Guardián de corduras, haré con mi locura y tus palabras una pira para que su humo inunde de sentido común a dios y éste me ayude a gritarle al mundo entero que ya no estás.

Y ahora, quién…?

18.6.10

A veces

A veces funciona cerrar los ojos y apretar los dientes.
A veces aparece alguien y te hace sentir sola.
A veces necesitas creer para seguir cuerda.
A veces hay que parar en seco para poder continuar.
A veces me miras y no me ves.
A veces camino y se que no avanzo.
A veces funciona un abrazo y otras veces no.

17.6.10

Leer a su lado

Pintura de Fernando Botero "Mujer Leyendo"
Texto de Elvira Lindo
Leer. Leer sin ganas. Leer por aburrimiento. Leer para no hacer ruido. Leer para dejar que tu padre duerma la siesta. Leer porque no te dejan poner la tele. Leer porque ya nadie quiere contarte un cuento. Leer porque te han castigado sin salir. Leer porque estás en la cama con fiebre. Leer porque estás solo. Leer porque imitas a tus hermanos mayores. Leer porque lo hace tu madre. Leer libros para niños. Leer novelas que no te dejan leer. Leer hasta que te apagan la luz. Leer sin leer, pensando en otra cosa. Leer en la biblioteca. Leer todos los libros de la biblioteca infantil. Leer porque tu hermana lee en la cama de al lado. Leer libros de Tintín en casa de tu abuelo. Reir porque tu tía llora con una novela. Llorar porque te da pena el abominable hombre de las nieves. Leer y leer y leer cinco líneas sobre sexo. Leerlas y leerlas una vez más. Leer porque quieres estar solo. Leer porque te sientes solo. Leer porque te crees distinto. Leer para encontrar almas gemelas. Leer aquello que aún no has vivido. Leer para llenarte la cabeza de pájaros. Leer para presumir. Decir que has leído un libro que no has leído. Resumir libros en literatura que no has leído. Sacar buenas notas en literatura haciendo resúmenes de libros que no has terminado. Leer para imitar lo que que has leído. Leer para fardar. Leer para ligar. Leer para consolarte de un abandono. Leer por falta de planes. Leer por falta de amor. Leer porque se ha ido con otra. Leer para que no digan. Leer mientras esperas. Leer sentado en el wáter. Leer para dormirte. Leer para poder hablar con él. Leer el libro que él te recomendó. Leer para sorprenderle. Leer por puro gusto. Leer por vaguería. Leer porque no te gustan los deportes. Leer porque no tienes un duro. Leer para olvidar. Leer para recordar. Leer para aprender. Leer un coñazo impresionante. Leer un libro que no quieres que se acabe. Leer el libro de un amigo. Leer todos los libros de un hombre que te gusta. Leerle el pensamiento. Leer el libro que él está leyendo. Leer el libro que él querra leer después. Leerle a tu hijo. Leerle hasta que se quede dormido. Leerle hasta que te quedas dormida. Leerle el Tintín que tú leíste. Leerle cuando se muere el Abominable Hombre de las Nieves. Leerle y consolarle luego su llanto inconsolable. Leerle para que aprenda a estar solo. Leerle para volver a vivir la infancia. Leerle por gusto. Ver cómo un hijo lee. Releer. Leer sólo lo que te gusta. Leer sólo aquello que te emocione. Leer por amor. Leer a su lado.

16.6.10

Amapolas en amarillo

Obra pictórica del artista Fernando Miñarro Pérez expuesta del 11 al 30 de Junio
en la galería MAES de Madrid -  c/ Doctor Vallejo, 5

14.6.10

Te amo

Una pared en Montmartre con "Te amo" en 511 lenguas. Música Elvis Presley canta su versión " de Plaisir d'Amour ".

13.6.10

Amapolas


Obra pictórica del artista Fernando Miñarro Pérez expuesta del 11 al 30 de Junio
en la galería MAES de Madrid -  c/ Doctor Vallejo, 5

I am free

"Ve a trabajar, envía a tus niños a la escuela, sigue la moda, compórtate normalmente, camina por la acera, mira la tele, ahorra para cuando seas viejo, obedece la ley y repite conmigo: soy libre."
                          Graffiti de Philip St, Bedminster, Bristol, UK
                                                                              visto en Flickr

11.6.10

Colores

 Fotografía de Ángel Moreno

 Los sentimientos se deslizan, a veces se refugian en guaridas de amor, pero cuando emergen al aire preso o libre, dan color al mundo, no del universo inalcanzable sino del mundo chico, el contorno privado en que nos revolvemos. Gracias a ellos, a los sentimientos, tomamos conciencia de que no somos otros, sino nosotros mismos. Los sentimientos nos otorgan nombre, y con ese nombre somos lo que somos.
Texto de Mario Benedetti en Color del mundo

6.6.10

Madurar

 Fotografía de Stefano Mannucci "Meeting Point"

No me hagas decir bobadas.

Ya te he dicho que estoy bien. Nada de lujos. Nada de pasiones. Nada de todo, solo un poco de lo que me hace bien y así la vida me sabe a vainilla. Solo eso.

He pasado media vida buscando mi ritmo, conociendo mis gustos, reconociendo lo que me hace sonreír, lo que me hace bien, lo que me sienta de maravilla, lo que me estremece, lo que me conmueve. Es el momento de dejar la teoría y en eso ando: practicando lo aprendido y después de todo, resulta que me gusta, me sienta bien. Me hace bien.

Dejo el futuro y el pasado en su sitio, dentro del cuentagotas; y vivo tranquilamente este único momento. No necesito cambiar nada ahora, quizá otro día.

Pasé tiempo, mucho tiempo, demasiado tiempo, intentando agradar, intentando ser buena, hacer lo que se espera de mí. Ser la mejor madre, la mejor compañera, la mejor persona. He pasado algunos años, demasiados años, olvidándome de lo importante, confundiéndolo todo, planeando el futuro, soñando el futuro, viviendo el futuro... Necesité romper el capullo, estirar las alas y salir para darme cuenta de lo real, lo importante. Necesité volar alto y mirar hacia abajo para ver a lo que me aferraba. He necesitado llegar aquí. Si, quizá otro día.

Ahora se bien lo poco que necesito y la cantidad de cosas que me hacen feliz. Y en eso ando. Mi futuro llegó y le he dejado entrar. Solo eso.

4.6.10

Muletas podridas

Poema de Ana Pérez Cañamares, "Muletas podridas"
Fotografía de Anatoly Rodionov "Illusion"

Entonces ¿tú también me ves así?
¿Tú también me ves fuerte?
Porque le echo cayena a la comida,
porque bebo como un hombre
(un hombre que bebe mucho)
porque me he horadado el cuerpo
-y el cerebro-
porque he parido a cuatro patas
como una hembra en su guarida
porque okupé en Londres
porque he hablado en público
y he lavado y vestido a mi madre muerta
porque me he rapado el pelo
y lo he teñido de amarillo
porque he dormido sola en el monte
y he puesto a conversar
mi oscuridad con la oscuridad de fuera.
Así que tú también me ves fuerte.
Serás de los que te sorprendas
el día que me desplome;
insistirás en que nunca me viste
dar una señal de debilidad
o de abatimiento.
Te equivocarás como todos
y no podré culparte:
toda la vida llevo apoyándome
en esta fama de fuerte.
Sólo yo sé que la fama camina
sobre muletas podridas.

No vuelvas a decirme...

Fotografía de PhilipKlinger "Argynnis aglaja"

No me digas que me ponga aquel vestido si luego no vas a mirarme. No me vuelvas a abrazar, ni a besar si luego me dejas caminar sin tus abrazos y tus besos. No vuelvas a mirarme con los ojos cerrados. No vuelvas a hacerme sentir por última vez. No vuelvas a enseñarme el arco iris. No quiero sentirme gris o marrón. No me enseñes sensaciones. No quiero recostarme y esperar.
Quiero volver a agradecerte todo. Aprender a verte con otros ojos, a soñar. Me enseñaste que la vida es otra cosa, a vivir con ausencias y con dolor. Me enseñaste a caminar sola. Me enseñaste demasiado.
No vuelvas a decirme. Solo quiero que el tiempo no pase para nada.

Johnny Cash - Hurt

Me hiero a mí mismo hoy
para ver si aún siento,
me concentro en el dolor
la única cosa que es real.
La aguja perfora un orificio,
el viejo pinchazo familiar
trata de matarlo todo
pero yo recuerdo todas las cosas.

¿En qué me he convertido?
Mi más dulce amig@,
cada persona que conozco
se aleja al final.
Pudiste tener todo
mi imperio de impureza,
te defraudaré
y te lastimaré.

Uso mi corona de espinas
en mi trono de embustero
lleno de pensamientos rotos
que no puedo reparar.
Bajo la mancha del tiempo
el sentimiento desaparece,
eres alguien más
y yo aún estoy aquí.

¿En qué me he convertido?
Mi más dulce amig@,
cada persona que conozco
se aleja al final.
Pudiste tener todo
mi imperio de impureza,
te defraudaré
y te lastimaré.

Si pudiera empezar nuevamente
a un millón de millas de aquí
me conservaría a mí mismo...
encontraría un camino...
La canción está compuesta por Trent Reznor (del grupo Nine Inch Nails), y cantada por el difunto Johnny Cash.  Poco después de que la canción saliera a la luz, el 12 de Septiembre de 2003, Johnny Cash falleció a los 71 años. En  su casa de Nashville (Tennessee),  tan sólo cuatro meses después de la muerte de su esposa, June Carter, también cantante.

Cómo me dueles