13.12.06

Obituario con hurras

Hoy montexiabre me ha recordado en uno de los foros en los que participo este poema de Mario Benedetti publicado en 1963 y me hizo temblar como la primera vez que lo leí hace dos años pensando erróneamente que estaba dedicado a la muerte de Reagan. ( Gracias Carlos por sacarme del error y ayudarme a no dar pábulo a los rumores y a Monte por recordármelo).

Vamos a festejarlo
¡Vengan todos!
Los inocentes
Los damnificados
Los que gritan de noche
Los que sueñan de día
Los que sufren el cuerpo
Los que alojan fantasmas
Los que pisan descalzos
Los que blasfeman y arden
Los pobres congelados
Los que quieren a alguien
Los que nunca se olvidan

Vamos a festejarlo
Vengan todos
El crápula se ha muerto
Se acabó el alma negra
El ladrón
El cochino

Se acabó para siempre
¡Hurra!
Que vengan todos
Vamos a festejarlo
A no decir la muerte
siempre lo borra todo
Todo lo purifica
Cualquier día la muerte
No borra nada
Quedan siempre las cicatrices

¡Hurra!
Murió el cretino
Vamos a festejarlo
A no llorar de vicio
Que lloren sus iguales
y se traguen sus lágrimas
Se acabó el monstruo prócer Se acabó para siempre

Vamos a festejarlo
A no ponernos tibios
A no creer que este
es un muerto cualquiera

Vamos a festejarlo A no volvernos flojos
A no olvidar que este
¡es un muerto de mierda!

2 comentarios:

  1. Benedetti no dedicó ese poema a Reagan. Hace un par de años se extendió por la Red; y algunos sitios poco dados a comprobar las cosas extendieron el error. Aquello mereció un desmentido del propio autor, en estos términos: "El poema en cuestión, con el título de 'Obituario con hurras', lo escribí y publiqué en 1963, y aunque allí no se mencionaba el destinatario, en el fondo se refería a cierto crápula doméstico. O sea que tiene más de cuarenta años, y en esa época Reagan estaba vivito y coleando" (ver www.lainsignia.org/2004/junio/cul_050.htm).

    Abrazos,
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos por la aclaración y pido disculpas por no verificarlo entonces ni ahora. :)

    ResponderEliminar

B I E N V E N I D O !
Aquí no eres un extraño