2.1.11

Periodos

Fotografía de José Luis Luque "jacinto"

Detrás de la fuente, en la zona más fría del jardín -la que da más al norte- viven dormidos bajo la tierra. Su ciclo anual comienza apenas el calor deja paso a los primeros fríos de septiembre y es entonces cuando recuerdan que hay otra forma de vivir. Sus hojas nacen directamente de la tierra y de su corazón crece un racimo de flores de color azul. Cuando el jardín comienza su letargo, la pequeña pradera de jacintos hace su esperada aparición llenando toda la casa con su aroma y una explosión de color inunda todo. Aquellos pequeños bulbos que plantamos nos anuncian el cambio de año, el final.

--Caminos oscuros, llenos de árboles antiguos y bosques espesos, y aquellos con sinuosos y hermosos recovecos en donde se detienen los rayos de luz para formar, en sus contrastes, hermosas sombras e ilusiones nunca vistas -aunque sí soñadas- y donde no alcanzas a ver lo andado ni lo que queda por andar. Si, hay que adentrarse y caminar por ellos siendo consciente de cada paso para disfrutar de sus diferentes visiones pero cuídate de no sufrir. Y, si aún así, te toca sufrir ten siempre presente -mientras lloras- que todos los caminos, tarde o temprano, terminan, aun sin quererlo; solo hay que seguir hasta el final.

4 comentarios:

  1. .. pienso que esos caminos no deben acabar, si marcar etapas, periodos, pero seguir en el camino que es donde se vive y donde se debe morir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sip, de eso trata: de que el camino es largo y de que a veces es fácil y otras cuesta andarlo, pero lo andamos; y de que aprendamos -que yo aprenda- a cerrar etapas. Ya sabes... re-comenzar. :)

    Feliz año!

    ResponderEliminar
  3. Primero creció el jardín, embelsó los caminos después, nosotros somos esas carretas o esos guijarros junto al río de pasos. Hermosa metáfora. :)

    ResponderEliminar
  4. Hermosas las palabras que usas y los ojos con los que miras.

    Feliz año, J. Carlos y gracias :)

    ResponderEliminar

B I E N V E N I D O !
Aquí no eres un extraño