20.2.11

Menos es más...

Instantánea de G0Da "Siesta"



“En un pequeño pueblo de la costa mexicana, un norteamericano ve a un pescador a punto de dormir la siesta y le pregunta:
- ¿Por qué no pesca más?
El mexicano le responde que su pesca cotidiana le basta para satisfacer las necesidades de su familia.
El norteamericano le pregunta entonces:
- ¿Qué hace el resto del tiempo?
- Me levanto tarde, juego con mis hijos, pesco un poco, duermo la siesta con mi mujer, por la tarde voy a ver a mis amigos. Bebemos vino y tocamos la guitarra. Tengo una vida muy llena.
El norteamericano le interrumpe:
- Siga mi consejo: empiece por pescar más rato. Con los beneficios se podrá comprar un barco, podrá abrir su propia fábrica y abandonar su pueblo en México para vivir en Nueva York, desde donde podrá dirigir sus negocios…
- ¿Y después? – preguntó el mexicano
- Después puede hacer una sociedad que cotice en Bolsa y ganar millones…
- ¿Y después?- insistió el pescador
- Después, podrá retirarse, vivir en un pequeño pueblo de la costa, levantarse tarde por las mañanas, jugar con sus hijos, pescar un poco, dormir la siesta con su mujer, pasar las veladas bebiendo y tocando la guitarra con sus amigos…”

François Partant."Occidente. ¿un modelo a seguir?. L'Ecologiste nº 6. 2001

"El que considera que el crecimiento puede ser infinito en un mundo finito es un loco o un economista. "
  Kenneth Boulding (1910-1993), presidente de l'American Economic Association.    

8 comentarios:

  1. Responsabilidad y sacrificio son dos conceptos que están desfasados. No son compatibles con el rendimiento del capital.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón.
    Nos hicimos mayores engañados pensando que el crecimiento era la solución a todos los problemas. Que el crecimiento era igual a desarrollo, a civilización, a progreso. Que el crecimiento traería justicia social y nada de esto es cierto. Tanto crecimiento nos ha llevado a una carrera a ningún sitio intentando ser el más rico, el más poderoso, el más grande, el más competitivo. Nos hemos convertido en algo que no somos y además somos infelices. La justicia social y el crecimiento solo han beneficiado económicamente a unos pocos. En 1974 la renta media de los diez empresarios norteamericanos mejor pagados era 47 veces superior al salario medio de un obrero de la industria del automóvil: solo 25 años después, en 1999 ¡equivalía a 2.381 veces ese salario! Hoy vale más ser una vaca en Europa que un ser humano en África ya que las subvenciones por vaca en los países europeos son de dos dólares al día, más del doble de los ingresos de más de mil millones de personas en el mundo.
    ¿Dónde está esa felicidad que nos prometieron?

    ResponderEliminar
  3. No pensar es más cómodo. Con la excusa de la necesidad de comprar barato se compra más. 3x2, 70% la segunda unidad, zapatos a 5 euros. Da igual de donde venga, aunque solo necesite unos zapatos cada seis meses, mejor comprar 4 pares tirados de precio. Comprar barato ayuda al desarrollo; para que los chiquillos estén en la calle prostituyéndose, mejor en la fábrica pegando zapatos con pegamento tóxico. Responsabilidad y esfuerzo. Y el crecimiento ilimitado en un hábitat cerrado es físicamente imposible.

    ResponderEliminar
  4. Hay que aprender a vivir con suficiencia.
    Decía Epicuro "nada es suficiente para el hombre". Y es que, al final, no vivimos tanto para ser felices o gozar del placer como para desear siempre más, de forma compulsiva. No limitamos nuestros deseos. No ponemos límites a la necesidad de consumir por consumir. No pensamos en las repercusiones que tienen nuestros actos.

    "No es pobre quien tiene poco, sino quien desea más". Séneca.

    ResponderEliminar
  5. El burro y la zanahoria. Pero no deja de sorprender que teniendo todo el conocimiento humano al alcance de la vista y sabiendo claramente que el mundo capitalista está basado en la creación de necesidades consumistas, no se vea otro freno que llegar a la escasez de recursos.

    ResponderEliminar
  6. Analicemos en qué se asientan los sinsentidos del crecimiento económico: El primero es la publicidad, que nos obliga a comprar lo que no necesitamos. El segundo es el crédito que es el que históricamente aporta el dinero que permite preservar el consumo aun en ausencia de recursos. El tercero es la fecha de caducidad de los bienes producidos, claramente programados para que en un período de tiempo breve dejen de funcionar, de forma que nos veamos en la obligación de ocmprar otros nuevos.

    http://www.rtve.es/mediateca/videos/20110109/comprar-tirar-comprar/983391.shtml

    Esto nos lleva a una sociedad de consumo y esto a una sociedad de exceso y despilfarro.
    Visto el proceso yo no veo otra solución que decrecer. Reducir la producción y el consumo porque vivimos por encima de nuestras posibilidades y por que es urgente cortar emisiones que dañan peligrosamente el medio y porque empiezan a faltar materias primas vitales. La solución se resume en una palabra: MENOS. Menos trabajo, menos energía, menos materias primas.

    ResponderEliminar
  7. Siempre he creído, en secreto, que la economía es uno de los errores más grandes de la humanidad. Mi sueño más anhelado ¿sabes cuál es? es vivir con una tribu. En selva o bosque, separado de las adicciones, la histeria, el hartazgo, la infelicidad. Pero aún no estoy preparado. ¿Cuando lo estaré? Tardará poco. :) El texto es una llave. Lo demás es un candando.

    ResponderEliminar
  8. Si los sueños se cumplieran, yo pediría un mundo lleno de hombres y mujeres sensatos, con sentido común, sensibles e inteligentes.
    Casi nada. Menuda utopía, verdad? todo se andará... seamos optimistas. :)

    ResponderEliminar

B I E N V E N I D O !
Aquí no eres un extraño